Mi foto

¡BIENVENIDA, BIENVENIDO! Aquí encontrarás artículos, opiniones, vídeos... que puedan incentivar nuestra reflexión y diálogo. ¡Esperamos tus preguntas y/o aportaciones varias!

Soluciones naturales: loción antipiojos


Comienzan las clases y con ello vuelven algunas molestias en nuestros hijos, la presencia de "visitantes" no deseados. Para aquellas personas que prefieran las lociones naturales, aquí os dejamos una buena alternativa.

Ingredientes y proporciones para la loción antipiojos natural:

  • 80% de alcohol de 96º
  • 15 % de agua de Rosas o agua destilada
  • 5% de aceites esenciales puros 100% (Árbol del té, limón y lavanda)

Elaboración de la loción:

Juntar las esencias con el alcohol y dejar reposar como mínimo, una semana.
Luego, se mezclan las esencias y el alcohol con el agua de rosas o agua destilada.

Modo de uso:

Pulverizar la loción natural antipiojos sobre el cabello, como preventivo.
Si existen piojos, pulverizar el cabello con la loción, tapar con un gorrito plástico durante 20 minutos, y después lavar el cabello con un champú que contenga Árbol del té.

Tratamiento antipiojos:

Como medida preventiva para los piojos, además de esta loción natural, podemos adquirir un champú que contenga Árbol del té, o bien, un método sencillo: añadir cuatro gotas de este aceite esencial puro sobre la cantidad de champú que nos ponemos en la mano, para lavarnos el cabello.

Como remedio efectivo contra la pediculosis, recomiendo el lavado con un champú de árbol del té, y para eliminar las liendres, peinar el cabello con un peine fino impregnado en este aceite esencial. Si se utiliza un champú de estas características, en el lavado cotidiano, y de manera preventiva, estaremos protegidos de la pediculosis.

Autor: Joan Cano, Aromaterapeuta y fabricante de cosméticos naturales.

2 comentarios:

  1. Recuerdo que de chica mi padre me ponia un te realizado con unas yerbas llamadas carqueja o palo amargo que como el nombre dice era tan amargo que no quedaba ni un piojo...

    ResponderEliminar
  2. jaja! me imagino, pobres piojos... Yo tenía terror a que me raparan! eran otras épocas... menos mal que ahora no es tan drástico tratar los piojos.

    ResponderEliminar