Mi foto

¡BIENVENIDA, BIENVENIDO! Aquí encontrarás artículos, opiniones, vídeos... que puedan incentivar nuestra reflexión y diálogo. ¡Esperamos tus preguntas y/o aportaciones varias!

Receta para Halloween: Momias terroríficas


Se acerca Halloween y si bien es una celebración típica de los países anglosajones, cada vez más se está utilizando en el resto de los países.

Hoy queremos compartir con vosotros una receta fácil y divertida que podeís preparar en estos días donde todo tiene un poco de misterio y seguro que sus peques se lo pasan en grande.





Ingredientes:

Masa de hojaldre

Salchichas

Mostaza

Preparación

Cortar la masa de hojaldre en tiras y envolver las salchichas con ellas. Darles un golpe de horno hasta que la masa se endurezca y LISTO!

Para los ojos pueden utilizar unas gotitas de mostaza.


Un poco de historia: El Fular

Desde tiempos ancestrales, las mujeres han cargado con sus hijos a sus espaldas, o al frente, o en la cadera. Ya sea recién nacidos o niños más grandecitos los han llevado consigo para hacer más fácil su vida, así podían hacer los quehaceres domésticos, trabajar, o salir a pasear junto con sus hijos.

Es asombroso ver cómo tienen ambas manos libres para trealizar sus actividades, o para llevar de la mano a otros de sus hijos. En la época Victoriana esta práctica entró en desuso y hasta fue vista como algo que sólo lo practicaban los ignorantes. Esto ha estado revirtiéndose en los últimos años.

¿Qué pasa en la Actualidad?

Por suerte, en los últimos años hay cada vez más padres a favor de una crianza más natural y sencilla. Cada día se inventan artilugios nuevos que supuestamente cubren "todas nuestras necesidades", pero en la mayoría de los casos estas mismas necesidades han sido creadas por la publicidad y los medios de comunicación.
Evidentemente hay todo un mercado que se beneficia económicamente de la venta de leches de continuación y de artículos de puericultura cada vez más sofisticados, ¿pero que necesitamos nosotros, los padres? ¿Y nuestros hijos? Necesitamos más tiempo de calidad con nuestros hijos, más proximidad, y, a la vez, quisiéramos seguir con nuestro ritmo de vida habitual (en la medida de lo posible).

La mayoría de nosotros vivimos en entornos urbanos, poco adecuados para las necesidades de familias con niños pequeños, con un tiempo de baja maternal demasiado corto y un ritmo de trabajo frenético. Nos gustaría adaptarnos a las necesidades de nuestros bebés, pero a veces los obstáculos parecen insuperables. Y para colmo, nos sentimos culpables por dedicarle poco tiempo a nuestro hijo, en vez de disfrutarlo cuando podemos. A pesar de que nosotros consideremos la situación como "segura", él no la percibe así en absoluto.
Hasta los 9 meses aproximadamente, el bebé no entiende la ausencia de los cuidadores como temporal.
Para él, lo que está fuera de su campo de visión no existe. Nos podemos imaginar la angustia que le puede causar la sensación de abandono. ¡aunque sea para 5 minutos! Cuanto más relajado y seguro esté un bebé, más equilibrado estará emocionalmente, ¡y menos llorará! Incluso nuestra anatomía está claramente adaptada para llevar a nuestros bebés encima.
La forma de la cadera y cintura femenina en los humanos facilita un asiento estable para el bebé, y los pequeños ayudan con la posición de sus piernas: incluso bebés de menos de un mes doblan las piernas y separa las rodillas automáticamente cuando los levantamos, en espera de "cabalgar" en la cadera.

Sigue habiendo muchos pueblos indígenas en el mundo (en Asia, América Latina y áfrica) que llevan sus niños todo el día encima, cuando trabajan en el campo y durante los labores domésticos. Estos niños suelen llorar mucho menos que los bebés occidentales y, contrario a lo que se pueda pensar, ¡se independizan bastante antes que ellos! En Austria, Alemania, Holanda, etc. los fulars en muchos casos ya han sustituido los cochecitos, sobre todo para bebés pequeños. En España están empezando a difundirse, cada vez hay más pediatras y comadronas o asesoras de las organizaciones de lactancia que lo recomiendan.

Fuente Mami kanguro

MASA DE SAL

Hoy veremos cómo hacer masas de sal. A muchos de los pequeños les encanta agarrar las masas con sus manos y jugar con ellas; y hay que admitir que se siente super bien.


Lo primero que queremos indicarles es que estas masas no durarán para siempre, así que ni bien sientas que tienen un aroma algo diferente o se vean algo raras, a la basura. Son recetas baratas de hacer, así que no te dará mucha pena.

Los materiales que necesitarás son:



3 tazas de sal


1 taza de harina


Agua


Colorantes de comida

2 cucharadas de aceite vegetal


Paso a paso:


Coloca la sal y la harina en un recipiente. Toma una cuchara de madera y una jarrita con agua; poco a poco agrega el agua y el aceite mientras mezclas con la cuchara de madera. Busca que quede firme, pero si te equivocas y colocas mucha agua, agrega un poco más de sal y harina.



Una vez que tengas la masa lista, comienza a amasarla usando un palote. La masa debe quedar con una consistencia suave elástica, un poco tibia al tacto. Coloca la masa para modelar en una bolsa y deja que repose durante una hora.


Para darle color, toma una porción de masa y agrega unas gotitas de colorante de comida y amasa bien.
o bien dejarla en crudo y luego de su secado coloreas con temperas o acrilicos Para jugar con esta masa se puede hacer básicamente todo, porque puedes modelar o puedes usar cortadores, y luego podrás volver a desarmar todo y jugar nuevamente.



Si dejas la masa suelta, se te secará, pero si luego de jugar la colocas en una bolsa de plástico, podrás volver a usarla nuevamente. Recuerda que cuando tenga olor feo debes tirarla a la basura.


Algunas ideas para hacer:
porta saumerios - pequeños joyeros - figuras para porta retratos - animalitos - collares - decorar cajas
dejar las huellas de las manitos o pie - duendes - adornos navideños

Semana internacional de la crianza en brazos 2011

Del 10 al 16 de octubre se celebra la semana internacional de la crianza en brazos, bajo el lema ¨ Un mundo de posibilidades¨



Queremos compartir con vosotros algunas de las ideas que desarrolla  Jean Liedloff (antropóloga nacidad en Nueva York en 1926- 2011) en su libro denominado  ¨ El concepto del Continuun. En busca del bienestar perdido ¨

Según la investigadora, para alcanzar un óptimo desarrollo físico, mental y emocional, los seres humanos (especialmente los bebés) necesitamos vivir las experiencias adaptativas que han sido básicas para nuestra especie a lo largo del proceso de nuestra evolución. Para un bebé, estas experiencias necesarias son:

  • Contacto físico permanente con la madre (u otro familiar o cuidador/a) desde el nacimiento.

  • Dormir en la cama de los padres en permanente contacto físico hasta que el bebé decida lo contrario por sí mismo, lo que ocurre alrededor de los dos años.

  • Lactancia materna a demanda.

  • Permanecer constantemente en brazos o pegado/a al cuerpo de otra persona hasta que el bebé comience a arrastrarse o gatear por sí mismo, lo que sucede en torno a los 6-8 meses.

  • Disponer de cuidadores/as que atiendan las necesidades del bebé (movimientos, llantos, etc.) sin emitir juicios ni invalidarlas. Es importante tener en cuenta que el bebé no debe ser el centro de atención permanentemente, aunque sí debe sentir que sus necesidades serán satisfechas.

  • Hacer sentir al bebé y potenciar sus expectativas basadas en que es un ser innatamente social y cooperativo, al tiempo que fomentar su fuerte instinto de autoconservación. Igualmente, es básico que el bebé siente que es bienvenido y tenido en cuenta.
Los bebés cuyas necesidades continuum han sido satisfechas desde el principio a través de la experiencia “en brazos” desarrollan una gran autoestima y son mucho más independientes que aquéllos a los que se les ha dejado llorar solos por miedo a que se vuelvan unos “mimosos” o demasiado dependientes.