Mi foto

¡BIENVENIDA, BIENVENIDO! Aquí encontrarás artículos, opiniones, vídeos... que puedan incentivar nuestra reflexión y diálogo. ¡Esperamos tus preguntas y/o aportaciones varias!

El biberón sin conflictos













El biberón también se da a demanda

Durante un tiempo, cuando se empezó a difundir la idea de que el pecho se podía dar a demanda, mucha gente aceptaba que «sí, de acuerdo, el pecho se puede dar a demanda porque la leche materna es muy digerible y el vaciamiento del estómago es muy rápido. Pero el biberón se ha de dar a sus horas exactas para evitar desarreglos intestinales, porque cuesta más de digerir».
El caso es que nadie sabe qué desarreglos intestinales pueden ser ésos, y las recomendaciones actuales, comenzando por las normas de la ESPGAN (1982), son que el biberón, lo mismo que el pecho, se dé a demanda, tanto en horario como en cantidad.
¡Cuántas madres se han visto obligadas a dejar de dar el pecho porque su hijo «no ganaba suficiente peso», sólo para descubrir que no se acaba los biberones y que gana menos peso todavía!
Si su bebé se acaba los 120 ml en un periquete, dele 150; pero si siempre deja 30, prepare el biberón de 90, que la leche tampoco la regalan. Si pide antes de 3 horas, pues tranquilamente le da otro poco. Y si un día duerme 5 horas, aproveche para descansar también usted, que eso no pasa cada día.
¿Por qué no se acaba los biberones?
Tenemos un hijo de dos meses y medio que pesó al nacer 2,950 kg y ahora pesa 5,840 kg. Estas dos últimas semanas apenas ha aumentado (100 y 80 g). Esto no me preocuparía tanto de no ser porque no se termina los biberones. Toma todavía 120 ml (cuando se los acaba).
(La queja de Rosana merece un paréntesis. Dice que, si su hijo se acabase los biberones, no le preocuparía el peso. He oído comentarios similares cientos de veces, al explicar a las madres que el peso de sus hijos —como el del hijo de Rosana— es normal: «Sí, si yo no quiero que esté gordo, lo que quiero es que coma...». Pero ¿cómo puede comer más y no engordar más? Como no tenga
la solitaria...)
Los niños no suelen acabarse el biberón. Las cantidades de leche que recomiendan en la lata según la edad, lo mismo que las que le recomendará su pediatra, están siempre exageradas. Necesariamente exageradas. No todos los niños necesitan la misma cantidad de leche. Si los expertos han llegado a la conclusión de que los bebés de una cierta edad necesitan, digamos, entre 120 y 160 ml de leche, en la lata no pondrán 120, porque sería poco para casi todos. Ni la media, 140, porque sería poco para la mitad. El que un niño pase hambre es, evidentemente, más peligroso que el que sobre algo de leche en los biberones; así que habrá que poner como mínimo 160 ml. Pero claro, los expertos hicieron sus cálculos basándose en los casos más habituales y los niños más habituales. ¿Y si algunos necesitan algo más, o nos hemos equivocado en los cálculos? Pondremos 165 ml, por si acaso. Pero la leche se prepara con una medida por cada 30 ml de agua, y la madre se haría un lío para poner media medida, así que habrá que redondear a 180 ml... El resultado: ningún niño se queda con hambre, pero muchos se dejan parte del biberón. Si nadie le advirtió a la madre que la criatura podía dejar algo, y que es normal, puede que ella intente meterle a la fuerza los 180 ml, cuando su hijo era de los que sólo necesitaban 120. La batalla está servida.
Muchos pediatras creemos que una de las grandes ventajas del pecho es que no se puede ver cuánto se dejan. Y la propuesta de fabricar biberones de aluminio, para que la madre no sepa si están vacíos, es ya un chiste viejo en la profesión.
Texto extraído del libro “Mi niño no me come”, capítulo 7, de Carlos González.

4 comentarios:

  1. También se debe aprender a dar el biberón y a aceptar que cada niño come lo que necesita. Nosotros siempre le damos leche blemil plus forte, que contiene la fórmula nutriexpert para un mejor desarrollo digestivo.

    Un saludo,
    Lidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Lidia eso es seguro lo principal es que los niños crezcan sanos y nosotras estar tranquilas, si se puede dar pecho mejor y si no no hay que sentirse mal, para algo la ciencia y la tecnología nos acompañan en esta vida y cada vez hay leche mejoradas...

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Me alegra leer esta entrada.. Le di pecho un mes y medio a mi niña, despues tube que dejarlo porque nuestra pediatra me decia que no engordaba lo que debia, asi que, me mando como suplemento biberones y así fue.. Empezamos con el suplemento hasta que la peque empezo a rechazarme el pecho. Hasta aqui bien, yo le daba el pecho a demanda y hasta que ella queria. ¿porque no hacer lo mismo con los biberones? Es algo que me trae de culo, se que debo cambiar mi manera de pensar y pensar como antes, ella come cuando quiere y lo que quiere... Pero toda la culpa, quizás la tienen los pediatras que exigen que el bebe tome 150 cada 3h. Yo no se si mi hija es mala comedora, ella nunca come lo mismo, dias mas, dias menos... Pero yo la veo estupenda y esta en su peso y en su talla. Creo que todos deberiamos pensar así. El bibe también a demanda. Guste o no, el unico que sabe el hambre que tiene y cuando lo tiene es el bebé. Asi que no hay que darle mas vueltas. Gracias de verdad por esta entrada!!!!!

    ResponderEliminar